LOKATION REAL ESTATE

Financiamiento

 

¿Estás listo para ser propietario de una casa?

Antes de dar el gran paso de ser propietario de una vivienda, asegúrate de estar preparado. Necesitas aprender sobre los requisitos de puntaje de crédito, las diferentes opciones hipotecarias y formas de financiamiento.  Poner tus finanzas en orden deberá ser tu primer y más importante objetivo..


 

Estos son los pasos que debes seguir:
- Fortalecer tu puntaje de crédito.
- Saber exactamente lo que puedes pagar.
- Ahorrar para el pago inicial y los costos de cierre.
- Construir una cuenta de ahorros saludable.
- Obtener una pre-aprobación para una hipoteca.

Para fortalecer tu puntaje de crédito, debes de:


- Pagar tus deudas
- Limpiar deudas antiguas
- Actualizar su informe de crédito
- Hacer todos tus pagos a tiempo
- Aumentar sus ingresos


Una vez que tus finanzas estén en forma, es hora de organizarse para comprar una casa. Esto implica elegir un agente de bienes raíces, salir a buscar un préstamo y obtener una carta de pre-aprobación de tu prestamista. Tu banco basará sus calificaciones en una serie de criterios. Algunos de los documentos que deberás presentar a tu prestamista incluyen:

- Prueba de ingresos
- Prueba de ahorros
- Prueba de activos o colateral
- Verificación de empleo
- Reporte de crédito
- Información de identificación: tarjeta de seguro social y licencia de conducir

Por favor ten en cuenta que una carta de preaprobación y una carta de pre-calificación son dos cosas diferentes: Pre-calificación: solo te informa cuánto puedes pagar por una casa.
Pre-aprobación: te dice cuánto te garantizará el banco o tu prestamista que te prestara para comprar una casa.



TIPOS DE HIPOTECAS


La mayoría de los compradores necesitarán algún tipo de financiamiento para comprar una casa. Comprender los diferentes tipos de hipotecas que existen puede ayudarte a determinar cuál funcionará mejor para tus finanzas. 

Aquí encontrarás los diferentes tipos de hipotecas y cómo funcionan.


Hipotecas de tasa fija
La hipoteca de tasa fija es el tipo más estándar para aquellos que desean quedarse en sus casas por un periodo largo. El beneficio de este tipo de hipoteca es que los pagos mensuales no cambian. La tasa de interés y el monto del pago mensual no disminuyen ni aumentan. Cualquiera que sea la tasa de interés en el momento en que se inicia tu préstamo, es la tasa que tendrás durante la vigencia del préstamo. Estos tipos de préstamos son más atractivos cuando las tasas de interés son bajas y los compradores puedan fijar esa tasa de interés. A continuación te detallamos cada tipo de hipoteca de tasa fija.


Hipoteca de tasa fija a 15 años:Los pagos mensuales son más altos para las hipotecas a 15 años; sin embargo, la plusvalía también se construye más rápido. El préstamo se cancela en la mitad del tiempo. Este es el tipo de préstamo para compradores que desean la estabilidad de un pago mensual regular pero desean pagar el préstamo más rápido.


Hipoteca de tasa fija a 20 años: es el término medio entre las otras dos hipotecas . El préstamo se cancela más rápido que un préstamo a 30 años. Eso significa que el monto del interés pagado durante la vigencia del préstamo es significativamente menor que el de una hipoteca a 30 años.

Hipoteca de tasa fija a 30 años: la mayoría de los compradores que eligen hipotecas de tasa fija obtienen el préstamo a 30 años. Es el tipo de hipoteca más estable, con pagos mensuales más bajos. Es más fácil calificar para una hipoteca a 30 años y puedes 

reclamar una deducción de impuestos mayor. Este préstamo es para personas que planean vivir en el mismo lugar por mucho tiempo.



Hipotecas de tasa ajustable (ARM)
Como su nombre lo indica, las tasas de las hipotecas de tasa ajustable cambian. La tasa inicial para una hipoteca de tasa ajustable o ARM es generalmente más baja que una hipoteca de tasa fija. Sin embargo, con el tiempo, la tasa fluctúa con las tasas de interés que fija el banco central. Eso significa que incluso si ingresas con una tasa baja, podrías terminar pagando un pago hipotecario mensual muy alto cuando las tasas de interés suban. El banco o prestamista que te suministra el préstamo calcula tus tasas de interés en función de un índice en particular. Es muy importante comprender la fórmula que usará tu prestamista y obtenerla por escrito cuando elija un ARM. Los prestamistas tienen un límite de una cierta cantidad de interés que pueden cobrarte. Aún así, cuando las tasas lleguen a su nivel más alto, ¿podrás asumir el pago mensual? Esa es una pregunta muy importante que debes formularte antes de asumir un ARM. En todo caso este tipo de hipoteca es mejor si no planeas quedarte en la casa por mucho tiempo y puedes cubrir cualquier aumento en las tasas de interés.



Hipotecas convertibles de tasa ajustable
Los ARM convertibles ofrecen una tasa introductoria baja y se convierten a una hipoteca de tasa fija después de un número específico de años. Cuando las tasas de interés son bajas, esta puede ser una opción muy asequible. Sin embargo, ten en cuenta que cuando el préstamo se convierta, tu tasa fija se establecerá a la tasa de interés futura, no a la tasa introductoria más baja.




Préstamos del gobierno
Hay dos préstamos principales del gobierno. Ofrecen calificación fácil, bajas tasas de interés fijas y pagos mensuales asequibles. Sin embargo, no todos calificarán:



Préstamos VA:
Los miembros del servicio, los veteranos y sus cónyuges son elegibles para los préstamos VA. Las calificaciones difieren según la rama de servicio y la duración del servicio. Los préstamos VA están limitados según un cálculo de los precios promedio de las viviendas de un estado a otro.


Préstamos FHA:

Las calificaciones para este préstamo se basan en los ingresos.
La hipoteca FHA está asegurada por la Administración Federal de Vivienda, una agencia del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. Los prestatarios pagan un seguro hipotecario, que protege al prestamista de una pérdida si el prestatario incumple con el préstamo.

Para calificar para un préstamo FHA, necesitaras un down payment o pago inicial del 3.5 por ciento, el prestatario necesita un puntaje crediticio mínimo de 580 o más. Aquellos con puntajes de crédito entre 500 y 579 deben realizar un pago inicial de al menos 10 por ciento. Las personas con puntajes de crédito menores de 500 generalmente no son elegibles para un préstamo FHA. Los requisitos de préstamo FHA también incluyen ingresos fijos y prueba de empleo, y una tasación por parte de un tasador aprobado por la FHA. Los prestatarios de FHA pueden usar sus propios ahorros para realizar el pago inicial. Pero otras fuentes de efectivo son permitidas incluyendo un regalo de un miembro de la familia o una subvención de un programa de asistencia de pago inicial del gobierno estatal o local.

FHA tiene un préstamo especial para los prestatarios que necesitan dinero extra para reparar su casa. La principal ventaja de este tipo de préstamo, llamado 203 (k), es que el monto del préstamo no se basa en el valor de tasación actual de la vivienda, sino en el valor proyectado una vez que se completan las reparaciones.

Los préstamos de la FHA tienen límites, cada año los límites máximos para los préstamos de FHA cambian, en respuesta a los precios de las viviendas. Los límites pueden variar según el costo de vida en un área determinada. Las áreas de mayor costo de vida verán límites más altos, y viceversa.